¿Es adecuada la retribución de los altos directivos de las empresas cotizadas?

La anterior pregunta no tiene una fácil respuesta. El diseño de las retribuciones de los altos directivos es un tema muy controvertido que, además de llamar la atención de los investigadores en recursos humanos, genera una enorme convulsión en la prensa económica y en la sociedad en general. Durante la recesión económica sufrida, el importe de algunas de estas retribuciones ha sido incluso superior que en épocas de expansión económica, aun cuando la mayoría de empresas seguían esforzándose por sobrevivir. A ello se unen los escándalos financieros desatados a escala mundial, como podría ser el de la famosa empresa energética Enron, que pasaría de ser uno de los grandes gigantes empresariales de los Estados Unidos (según publica en el año 2000 la prestigiosa revista Fortune), a declarar pérdidas por más de 600 millones de euros un año después, consecuencia de numerosas irregularidades en las cuentas de la compañía que acaban arrastrándola a la quiebra. Además, sin irnos más lejos, estos días se ha oficializado el traspaso del Banco Popular por el Banco Santander por 1€, perdiendo sus más de 300.000 accionistas toda la inversión depositada, mientras que la retribución de su exdirector general, Pedro Larena, que sale de la compañía en abril, asciende a 5 millones de euros por su semestre al frente del banco.

Leer más