Trabajan en nuevas terapias para evitar mecanismos de resistencias de las células tumorales a la radioterapia

Los resultados alcanzados por el doctor Luis Sánchez del Campo Ferrer, investigador del equipo de investigación liderado por el rofesor José Neptuno Rodríguez López de la Universidad de Murcia (UMU), sugieren que controlar las modificaciones en las proteínas podría ser una estrategia novedosa y eficiente para el tratamiento del cáncer.


trabajan-en-nuevas-terapias-para-evitar-mecanismos-de-resistencias-de-las-clulas-tumorales-a-la-radioterapia

Este investigador fue beneficiario en 2015 de una de las 14 ayudas concedidas, de entre las 157 solicitudes presentadas, por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). La ayuda, destinada a ampliar su formación investigadora en el ámbito de la oncología, está dotada con 135.000€ para tres años, prorrogable dos años más gracias a la cofinanciación de la UMU.

“Se trata de una apuesta que el equipo rectoral y su rector, José Orihuela, trasladaron al Consejo de Gobierno y que fue aceptada por la trascendencia que tienen a todos los niveles los avances en la lucha contra el cáncer y el excelente trabajo del laboratorio del profesor Rodríguez, al conseguir, en convocatoria competitiva, una de las pocas ayudas nacionales concedidas por la AECC”, explica el vicerrector de Investigación de la UMU, Antonio Juan García, quien añade que la UMU ha firmado un convenio con la AECC para consolidar la cofinanciación, ya que la institución está dispuesta a apoyar cualquier convocatoria competitiva en la que participen sus investigadores.


Entrega del premio

El objetivo principal del proyecto presentado por Luis Sánchez es diseñar tratamientos específicos que sean claves en la reparación del daño celular después de la aplicación de la radioterapia en pacientes. “Pretendemos estudiar el efecto de nuevas terapias sobre las células después de la exposición a la radioterapia, con el fin de evitar mecanismos de resistencia”, explica el investigador de la UMU.

Según el doctor esta ayuda le ofrece la posibilidad de aplicar todos los conocimientos, técnicas y colaboraciones adquiridas durante años en el extranjero, así como de adquirir más madurez y presencia en su campo de investigación. “Este proyecto supone una gran responsabilidad para corresponder con resultados que ayuden a mejorar la salud de los pacientes y contribuir en la lucha contra el cáncer”, añade.

El cáncer, un importante problema que afecta a la salud pública

El cáncer es un problema de salud pública a escala mundial, así lo demuestran sus altas tasas de incidencia y mortalidad; por tanto, el descubrimiento de nuevas moléculas o de terapias para evitar su progresión y aumentar la calidad y esperanza de vida de los pacientes es un objetivo muy deseado.

La radioterapia es actualmente una de las terapias más empleadas en el tratamiento de los tumores malignos. Sin embargo, según explica Sánchez del Campo, en ocasiones, tras la aplicación de la radioterapia en el paciente se detectan fenómenos de resistencia tumoral a la radiación. “En general, las células tumorales poseen mecanismos que detectan, señalizan y finalmente reparan el daño producido por radioterapia en el ADN, pero en algunos casos, la radiación transforma las células tumorales en células madre iniciadoras de tumores más agresivas e invasivas”, aclara.

Debido a la aparición de mecanismos de resistencia a los tratamientos y a la heterogeneidad presente en los tumores es necesario diseñar nuevas combinaciones terapéuticas que bloqueen estos mecanismos y dirijan las diferentes poblaciones celulares a un grupo homogéneo definitivamente sensible a la terapia. Así, se evitarían las recaídas tras el tratamiento y la proliferación de subpoblaciones celulares que vuelvan a disparar el crecimiento tumoral (recidiva).


Entrega del premio

Muchos de los mecanismos de resistencia tienen una base epigenética, debido a la regulación de determinados genes claves en la supervivencia de las células tras la radiación. Con las nuevas combinaciones terapéuticas generadas por el grupo de la UMU se pretende bloquear la maquinaria epigenética y diseñar tratamientos específicos que eliminen los sistemas de reparación celular ante la radiación, con el fin de sensibilizar las células tumorales a la radioterapia. “Hemos desarrollado nuevas moléculas y terapias capaces de potenciar la efectividad de la radioterapia y bloquear las nuevas células tumorales surgidas después de la aplicación de este tratamiento”, añade el investigador, quien destaca que éste podría suponer un gran avance en la oncología clínica.

El trabajo del doctor Sánchez del Campo junto al grupo de investigación al que pertenece está centrado por el momento en dos tipos concretos de cáncer: el melanoma, la forma más agresiva de cáncer de piel, del que se diagnostican 3.200 casos en España cada año; y el de mama, el tumor maligno más frecuente en mujeres, del que se detectan unos 26.000 casos en España al año.

Algunos de los trabajos del grupo de la UMU se llevarán a cabo en coordinación con investigadores y clínicos del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia con los que han colaborado más de 10 años.

¿A qué nos referimos exactamente cuando hablamos de epigenética?

La epigenética trata de descifrar cómo se comportan los genes en los organismos vivos: se expresan unos y se silencian otros, para formar así sus características físicas particulares y la posibilidad de desarrollar enfermedades; de hecho, los factores epigenéticos juegan un papel clave en el desarrollo de los tumores. Por esto, el estudio de la epigenética puede ser clave para avanzar en el tratamiento de enfermedades tan importantes como el cáncer.


Entrega del premio

Una célula puede enfrentarse a millones de situaciones diferentes, aunque para hacerlo no tiene que expresar continuamente todos los genes, puede expresar o inhibir genes en función de su situación específica con el fin de garantizar un ahorro energético.

Por tanto, el estudio de la epigenética tiene en cuenta que para conocer la información sobre un individuo no basta con ceñirse al estudio de la información de sus genes, de hecho, existen factores ambientales, tales como el pH, la temperatura, el estrés, etc., que también influyen en la expresión de dichos genes e intervienen en el desarrollo del organismo.

La lucha continuada de la AECC

La AECC integra en su seno a pacientes, familiares, personas voluntarias y profesionales que trabajan unidos para prevenir, sensibilizar, acompañar a las personas, y financiar proyectos de investigación biomédica y social que permitan un mejor diagnóstico y tratamiento del cáncer. Esta asociación entiende que la investigación es fundamental para lograr mejores resultados en la lucha contra el cáncer y, por eso, la sitúa como uno de los pilares de actuación de la AECC.

Más información:

Curriculum Vitae resumido de Luis Sánchez del Campo Ferrer

Contacta con nosotros

Si tienes cualquier duda, o quieres consultarnos algo ¡Te lo ponemos fácil!
Ponemos a tu alcance el siguiente formulario para que nos preguntes todo lo que te interese saber